Anuncios

Las Cortes Celebradas en España en los Siglos XVI y XVII


Las Cortes son las juntas generales que, en los antiguos reinos de Castilla, Aragón, Valencia, Navarra y Cataluña, celebraban las personas con poderes para intervenir en los asuntos más importantes del Estado.

350px-María_de_Molina_presenta_a_su_hijo_a_las_Cortes_de_Valladolid_1863_Antonio_Gisbert_Pérez

Las Cortes de Castilla en la época medieval y moderna

El punto de partida remoto de las Cortes es común al resto de las experiencias representativas europeas medievales: la evolución última de las tradicionales curias e instituciones consultivas de las monarquías. Ahora bien, convendría precisar que, en tanto asamblea representativa de los reinos castellanos, no podemos hablar de Cortes sino hasta la aparición inequívoca de la ciudad como sujeto político (y, por lo tanto, con capacidad para hacerse representar políticamente) con personalidad propia junto a la Corona y a los estamentos privilegiados (clero y nobleza).

Las Cortes Celebradas en España en los Siglo XVI y XVII

Las Cortes Medievales

En este sentido, las asambleas convocadas por Alfonso IX en 1188, 1202 y 1208 pudieran ser tenidas como el origen más seguro de las Cortes de Castilla, cuando la monarquía llamó a consulta a los ciudadanos como primer paso para el establecimiento de nuevos impuestos que deberían recaer necesariamente sobre ellos mismos. Desde ese momento, el papel político de las Cortes no hizo sino crecer, al erigirse en una instancia decisoria en los frecuentes conflictos por el poder en el mundo medieval. Los reinados de Sancho IV, Fernando IV y Alfonso XI, con sus querellas entre nobleza y Corona, favorecieron las tesis de las ciudades y, consiguientemente, el poder de la asamblea castellana. Este mismo fenómeno volvió a reproducirse a fines del siglo XIV (reinado de Juan I ) y principios del XV (época de Enrique III y Juan II). De esta experiencia surgieron una Cortes plenamente definidas en sus funciones institucionales y, sobre todo, con una vocación política: potenciar el poder monárquico frente a las veleidades de la nobleza y del clero.

A partir del reinado de Enrique IV podemos detectar síntomas que nos acercan al modelo moderno de las Cortes; en este sentido, el papel de los Reyes Católicos fue continuista de la política institucional anterior, aunque logrando unos éxitos que le fueron negados al monarca precedente. En definitiva, durante el período 1476-1516, las Cortes de Castilla adquirieron unas características que ya no abandonaron hasta la crisis del sistema representativo en 1660-1665: preeminencia de la Corona sobre el parlamento, consolidación de la representación oligárquica y preocupación por las parcelas de la administración fiscal.

Las Cortes en época de los Austrias

La llegada de la dinastía Habsburgo no significó una revolución en las Cortes. Por el contrario, supuso un claro continuismo respecto la época de los Reyes Católicos. Carlos I y Felipe II sólo perfeccionaron en su provecho los esquemas anteriores, poniendo a las Cortes al servicio de su costosa política imperial como más adelante se verá. Sin embargo, el siglo XVII, período de profundas transformaciones en los parlamentos europeos, significó el inicio de la decadencia del parlamento castellano, cuya crisis definitiva se produjo a fines del reinado de Felipe IV. En efecto, las Cortes dejaron de convocarse en 1665. ¿Cuáles fueron las causas de esta crisis? Generalmente se ha vinculado a transformaciones sociales y fiscales; sin negar estas circunstancias, hoy se tiene muy claro que la crisis del parlamentarismo estuvo relacionada con el auge del absolutismo, siempre refractario a la convivencia con instituciones representativas.

En este sentido, la crisis de la asamblea castellana se enmarca en la decadencia general de los parlamentos europeos: en 1614 desaparecieron los Estados Generales de Francia, en 1642 ocurrió otro tanto en Nápoles, en 1645 en Valencia, las Dietas centroeuropeas dejaron de convocarse y, en general, se asistió a una quiebra general de los sistemas representativos. Pese a algunos intentos de convocar Cortes durante el reinado de Carlos II, la asamblea castellana acabó su ciclo histórico en 1665.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s