Anuncios

La Perestroika y el Desmembramiento de la URRS


Desde el punto de vista político, la Perestroika está estrechamente relacionada con el socialismo como sistema, y con el intento de retomar las teorías de Lenin, revisándolas y adaptándolas a la nueva sociedad actual; según Gorbachov, las teorías de Lenin eran perfectamente válidas para la actualidad, el problema estaba en que se había aplicado mal. Gorbachov defendía la Perestroika como la superación de un proceso de estancamiento, la supresión del mecanismo de frenado y la creación de un sistema fiable y eficaz para acelerar el progreso económico y social, y para conferirle un mayor dinamismo.

rus1

También Perestroika significaba la iniciativa de las masas, al desarrollo global de la democracia y del autogobierno socialista, al fomento de la iniciativa y de las actitudes creativas, a un mejor orden y disciplina, a más apertura informativa (glasnost) y a más críticas y autocríticas en todas las esferas sociales. Representa, asimismo, el más profundo respeto hacia el individuo y hacia la dignidad personal. La Perestroika significaba el intento de la intensificación generalizada de la economía soviética, la recuperación y el desarrollo de los principios del centralismo democrático aplicados al gobierno de la economía nacional, la introducción universal de métodos económicos, la renuncia a la dirección “por decreto” y por métodos administrativos y el impulso a las empresas innovadoras y socialistas. Defendía el desarrollo prioritario de la esfera social con el fin de satisfacer cada vez mejor las demandas del pueblo soviético, como son, unas buenas condiciones de vida y de trabajo, de ocio y descanso adecuados y una sanidad y educación de calidad. La Perestroika intentó, por tanto, eliminar de la sociedad todas las distorsiones de la ética socialista y aplicar con coherencia los principios de la justicia social.

1988_CPA_5942

Pero en la última etapa surgieron problemas dentro del seno de la Unión Soviética; por una parte, las lógicas consecuencias de una reorganización económica para la que la población no estaba totalmente preparada, pues el cambio a una economía de mercado supuso un aumento generalizado de los precios, que en la mayoría de los casos alcanzó el 100%; y por otra parte, los problemas de las distintas nacionalidades rusa. No conviene olvidar que la Unión Soviética era la unión de los diferentes soviets bajo la dirección de un Soviet Supremo o dirección general del país, por lo que es comprensible el ansia independentista de repúblicas como Estonia, Letonia, Lituania o Azerbaiyán.

Otro de los aspectos importantes que conviene señalar es la liberalización general que sufrió la URSS en todos los aspectos políticos y económicos, desde la apertura de mercados exteriores al surgimiento de los diferentes partidos políticos dentro del país; Gorbachov optó por la libertad de expresión. Sin embargo, uno de sus más acérrimos enemigos, Boris Yeltsin, fue elegido presidente de Rusia, una de las repúblicas de la Unión Soviética. Rusia y Boris Yeltsin anunciaron su intención de apoyar a las diferentes nacionalidades que habían declarado su independencia, aunque la mayoría de ellas se volvieron atrás, al menos temporalmente. En cuanto a política exterior, hay que señalar el cambio total de actitud del presidente soviético, que se decidió claramente por una política de desarme y de cordialidad con Estados Unidos para posibilitar el fin de la guerra fría. Los problemas que se plantearon en esos momentos fueron la actitud final rusa ante los sucesos de Alemania Oriental; la posición soviética ante el Pacto de Varsovia, prácticamente deshecho tras los procesos democráticos en la Europa Oriental, y el carácter social y político del Pacto que ya Gorbachov había anunciado, en lugar del puramente militar; la conclusión de los problemas de las repúblicas bálticas, que habían demorado temporalmente sus proclamaciones de independencia; el arreglo de la situación de política interior, con la pacificación de los partidos políticos; y la conclusión acertada de la nueva política económica, de economía de mercado, que se había empezado a introducir.

rus3 rus2

Cinco años después de su proclamación como mandatario de la Unión Soviética, Gorbachov inició su quinta reforma política y se dispuso a ser elegido presidente por tercera vez consecutiva y, en esta ocasión, con poderes reforzados. Nunca sus planes fueron tan coherentes, detallados y democráticos como entonces. Sin embargo, el proceso desembocó en agosto de 1991 en un golpe de estado contra Gorbachov, por parte de los partidarios de volver a la ortodoxia comunista. El fracaso de la intentona precipitó los acontecimientos: se generalizó el caos administrativo, las Repúblicas secesionistas lograron su propósito (Estonia, Letonia y Lituania se independizaron al mes siguiente), y el poder de Gorbachov declinó frente al de Boris Yeltsin, presidente de la República Soviética de Rusia y el principal líder de la resistencia contra el golpe de Agosto. El 8 de diciembre de 1991 se firmó el Acuerdo de Minsk entre Ucrania, Bielorrusia y la Federación Rusa (que sustituyó a la República Socialista Soviética de Rusia), por el cual desaparecía formalmente la Unión Soviética y nacía la CEI, previo paso a que el mosaico comunista se escindiese en mil pedazos de soberanía.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s