Anuncios

Felipe V


Felipe_V_de_España,_Rey_deFelipe V (1683-1746), rey de España (1700-enero de 1724; agosto de 1724-1746), de origen francés, primer monarca de la Casa de Borbón, la cual sustituyó a la Casa de Habsburgo en el reinado sobre los territorios españoles gracias al testamento definitivo del último rey de ésta, Carlos II.

EL LINAJE DE FELIPE V Y SU ACCESO AL TRONO

Nieto del monarca francés Luis XIV y bisnieto del rey español Felipe IV, era el segundo hijo del gran delfín (heredero del trono francés) Luis y de María Ana Cristina de Baviera. Nació en Versalles, el 19 de diciembre de 1683. Hasta su acceso al trono español, fue más conocido por el título regio francés de duque de Anjou, o también, simplemente, como Felipe de Anjou. De su primera esposa, María Luisa Gabriela de Saboya, con quien contrajo matrimonio (ya como rey español) en 1701, tuvo cuatro hijos, de los cuales sobrevivirían solamente dos: Luis (rey efímero de España como Luis I) y Fernando, que sucedería al padre a su muerte como Fernando VI. Casó en segundas nupcias con Isabel de Farnesio (1714), que le dio siete hijos: entre ellos, el que sería Carlos III, y Felipe, con el tiempo duque de Parma.

Aunque fue jurado como rey por las Cortes castellanas y catalanas, conflictos dinásticos entre Habsburgos y Borbones así como la alineación de los antiguos reinos de la Corona de Aragón en favor de los Austrias (nombre por el que son también conocidos los miembros españoles de la Casa de Habsburgo), desencadenaron la Guerra de Sucesión española, a la vez peninsular, europea y colonial. Acabada ésta en 1714, por los tratados de Utrecht y de Rastadt la monarquía española perdió los territorios europeos en Italia y en los Países Bajos que tanto habían costado económica y humanamente a Castilla durante los siglos anteriores, pero se afianzó su poder en los restantes dominios españoles.

LA POLÍTICA INTERIOR

Por enajenación temporal, por exigencias de su religiosidad o por aspirar al reino de Francia, o por todas estas causas a la vez, en enero de 1724 Felipe V tuvo la extraña ocurrencia de abdicar de su corona de forma inesperada y con votos solemnes de no retorno. Tras la muerte temprana de Luis I, en agosto del mismo año, Felipe volvió a reinar. A pesar de las condiciones personales y de su enfermedad, que le sumía en intermitentes y largas demencias, supo elegir a sus ministros: desde los primeros gobiernos franceses, seguidos por el de Julio Alberoni y, tras la aventura del barón de Ripperdá, por los ministros españoles, entre los que destacó, por su programa de gobierno interior y por su acción diplomática, José Patiño. Actuaban desde las secretarías de Estado y de Despacho, el equivalente más cercano a los ministerios posteriores, que suplantaron a los consejos del régimen polisinodial de los Austrias, reservados para honores y consideraciones pero vaciados de poder, a excepción del Consejo de Castilla, creciente en sus atribuciones. Por ello, la oposición a los gobiernos de Felipe V provino siempre de los nobles relegados.

Durante su largo reinado, consiguió cierta reconstrucción interior en lo que respecta a la Hacienda, al Ejército y a la Armada, prácticamente recreada por exigencias de la explotación racional de las Indias y como medio inevitable para afrontar las rivalidades marítimas y coloniales de Inglaterra. El logro fundamental, no obstante, fue el de la centralización y unificación administrativa y la creación de un Estado moderno, sin las dificultades que supusieran antes los reinos históricos de la Corona de Aragón, incorporados al sistema fiscal y con sus fueros y derecho público (no así el privado) abolidos con la aplicación de los Decretos de Nueva Planta y de un cierto derecho de conquista. Se gobernó España desde Madrid.

LA POLÍTICA EXTERIOR

La acción exterior estuvo determinada, en un primer momento, por el revisionismo de las decisiones de Utrecht, por los intereses maternales de Isabel de Farnesio, empeñada en lograr acomodo para sus hijos en Italia, y por la alianza familiar con Francia (firma de los dos primeros Pactos de Familia, en 1733 y 1743, respectivamente). Patiño supo manejar todos estos factores, integrados por él en un programa nacional. Por los compromisos en las guerras de Sucesión polaca (1733-1735) y austriaca (1740-1748), y por la acción del Ejército español aliado con el francés, el hijo mayor de Isabel de Farnesio, Carlos, se convirtió en rey de Nápoles y Sicilia —más tarde llegó a ser rey de España como Carlos III—, y el otro, Felipe, en duque de Parma, Plasencia (Piacenza) y Guastalla. De otro lado, la política exterior del primer monarca Borbón español fracasó en los intentos de recuperar Menorca y Gibraltar. Felipe V falleció el 9 de julio de 1746, en Madrid.

Anuncios

1 pensamiento sobre “Felipe V”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s