Anuncios

Herencia del Emperador Carlos V


En virtud de un intrincado proceso de enlaces entre distintas casa nobles de Europa, Carlos I acumuló en sus manos la más fabulosa herencia de la Edad Moderna, herencia que le convirtió en el monarca más poderoso de su tiempo y en uno de los que mayores territorios ha gobernado a lo largo de la historia.

De su abuelo paterno, Maximiliano de Habsburgo, recibió la herencia patrimonial de la Casa de Austria; éste le daba además de la sucesión imperial los territorios del Tirol, las regiones de Kitzbühel, Kufstein, Rathenberg y el condado de Gorizia. Por su abuela paterna, María de Borgoña, heredó los territorios patrimoniales de la Casa de Borgoña, que incluía los Países Bajos, el Franco Condado, el Artois y los condados de Nevers y Rethel; curiosamente el ducado de Borgoña, núcleo originario de la dinastía, quedaba excluido de la herencia, ya que éste fue arrebatado por los franceses a Carlos el Temerario. Por su abuelo materno, Fernando el Católico, recibió las posesiones aragonesas e italianas. Por último, de su abuela materna, Isabel la Católica, recibió los territorios castellanos, norteafricanos y americanos.

mapa-herencia-de-carlos-I-y-V Herencia_del_Emperador_Carlos_V,_Carlos_I_como_Rey_de_España.svg

Anuncios