Anuncios

La Guerra Fría




Después de la guerra se crearon rápidamente tensiones entre Estados Unidos y la Unión Soviética. En la Conferencia de Yalta celebrada en febrero de 1945 Roosevelt, Churchill y el líder soviético Josef Stalin prometieron elecciones libres en todas las naciones liberadas de Europa. Los aliados occidentales restauraron la democracia en Europa occidental y Japón, pero las fuerzas soviéticas impusieron dictaduras comunistas en Europa oriental.

En 1947 el Secretario de Estado George C. Marshall propuso un programa de ayuda económica masiva para reconstruir la Europa en ruinas. La URSS y las naciones europeas fueron invitadas a participar en el Plan Marshall, pero los soviéticos rechazaron la oferta. Estos se daban cuenta de que una Europa empobrecida, donde reinaban las privaciones y la desesperación, sería presa fácil de movimientos sociales y políticos hostiles a las tradiciones occidentales de libertad individual y gobierno democrático. El Plan Marshall fue un programa generoso que tuvo un éxito total. En el curso de cuatro años se proporcionaron por su conducto US$12.500 millones en ayuda y se restauraron las economías de Europa occidental.

En mayo de 1947 Estados Unidos empezó a enviar ayuda militar al gobierno griego, que estaba luchando contra guerrillas comunistas, y a Turquía, a quien los soviéticos estaban presionando para obtener concesiones territoriales. En ese momento Alemania y Berlín estaban divididas en dos: una zona occidental ocupada por estadounidenses, ingleses y franceses, y una zona oriental bajo el dominio de los soviéticos. En la primavera de 1948 estos últimos cercaron Berlín occidental con la intención de someter por hambre a la aislada ciudad. Las potencias extranjeras respondieron con un enorme puente aéreo de alimentos y combustible hasta que los soviéticos levantaron el bloqueo en mayo de 1949. Un mes antes Estados Unidos se había aliado con Canadá, Gran Bretaña, Francia, Bélgica, los Países Bajos, Italia, Luxemburgo, Noruega, Dinamarca, Islandia y Portugal para crear la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN).

El 25 de junio de 1950, provisto de armas soviéticas y actuando con la aprobación de Stalin, el ejército norcoreano invadió Corea del Sur. El Presidente Truman inmediatamente obtuvo el compromiso de las Naciones Unidas de defender Corea del Sur, y se enviaron al frente de batalla tropas estadounidenses a las cuales posteriormente se les unieron contingentes de Inglaterra, Turquía, Australia, Francia y las Filipinas. Para septiembre de 1950 los norcoreanos habían conquistado la mayor parte de Corea del Sur. Las fuerzas de la ONU estaban concentradas en un área en Pusan, en el extremo meridional de la península coreana. Entonces el General Douglas MacArthur llevó a cabo un intrépido desembarco anfibio en Inchón, en Corea Central. El ejército norcoreano fue flanqueado y destrozado, y las fuerzas de MacArthur barrieron el norte hacia el Río Yalu, la frontera entre Corea del Norte y la República Popular China. No obstante, en noviembre las tropas chinas contraatacaron y obligaron al ejército de la ONU a retirarse hacia el sur del paralelo 38 (la frontera entre Corea del Norte y Corea del Sur). MacArthur estaba a favor de lanzar ataques aéreos y marítimos contra China, pero el Presidente Truman creyó que semejante estrategia conduciría a una expansión del conflicto, y el 11 de abril de 1951 relevó a MacArthur del mando de las fuerzas armadas. Las pláticas de paz comenzaron tres meses después, pero la actividad bélica continuó hasta junio de 1953, y el arreglo final no logró unificar a Corea.

Frustrados por el estancamiento de la situación coreana y enojados por las tomas de poder comunistas en Europa oriental y China, muchos estadounidenses empezaron a buscar a “los responsables” y acabaron por creer que también en su gobierno podrían haberse infiltrado conspiradores comunistas que luchaban por socavar la democracia como sistema político. En su mayor parte estas sospechas carecían de fundamento, pero el recelo público se despertó cuando algunos individuos acusados de ser agentes soviéticos fueron procesados en juicios escandalosos. Joseph McCarthy, senador republicano, aseguró que la Secretaría de Estado y el ejército estaban repletos de comunistas. Las sensacionalistas investigaciones de McCarthy no descubrieron subversivos, pero sus acusaciones y calumnias destruyeron la carrera de algunos diplomáticos. En 1954, en el curso de las trasmisiones por televisión nacional, McCarthy fue denunciado como farsante y más tarde censurado por el senado. La tolerancia de la disidencia política es una de las tradiciones más fundamentales y esenciales de Estados Unidos. La era de McCarthy, la aprobación de las Leyes sobre Extranjeros y Sedición de 1798, y los excesos del Susto Rojo de 1919-1920, constituyeron graves desvíos de esta tradición.

linea de tiempo guerra fria


La Carrera Nuclear en la Guerra Fría

escanear0003


Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s