¿Qué se sabe de la tumba de Cleopatra?

Cleopatra, muy conocida por su historia, trascendencia y desenlace; la última reina del Antiguo Egipto, siempre ha despertado un enorme interés y ha representado uno de los personajes más icónicos de la historia universal. Su nacimiento se ubica en el año 69 A.C, su llegada al trono egipcio para el año 51 A.C y su caída y posterior muerte para el año 30 A.C.

Sobre su peso en la historia no queda duda sobre su trascendencia. Aunque su muerte quedó como unos de los grandes enigmas del mundo, y aún al día de hoy no se tiene certeza completa sobre cómo fue su final, y mucho menos sobre la ubicación de su sepulcro. Durante todo este tiempo, ha privado la teoría de que Cleopatra cometió suicidio; primero se ha mantenido la creencia de que permitió que la mordiera una cobra egipcia y así la envenenara. Otros afirman que ella misma consumió el veneno y otros aseguran que ha indicios de que seguramente se haya inyectado.

Lo cierto es que su lugar en la historia ha estado incólume en la humanidad. Películas de Hollywood, novelas literarias y hasta canciones han salido en su honor. Pero el gran misterio que los egiptólogos no han podido descubrir no es más que uno muy lógico: ¿Dónde está la tumba de Cleopatra?

Falsa alarma de hallazgo

A principios del año 2019, el mundo de la arqueología se levantó de emoción al saberse la presunta noticia de la localización de la tumba de Cleopatra por parte del egiptólogo Zahi Hawass. Quién presuntamente había conseguido el sepulcro de la última reina de Egipto en las ruinas del templo Taposiris Magna, esto a 45 km al oeste de Alejandría, en pleno Mediterráneo. Sin embargo, la frustración se hizo presente, pues esto resultó ser una noticia falsa, simplemente un error de traducción que trajo una expectativa muy alta respecto a este gran misterio de la humanidad.

El egiptólogo Hawass, ha tenido que ser muy enfático en desmentir esta noticia y ratificar que la tumba de Cleopatra continúa desconocida, afirmó Hawass que “la tumba no ha sido hallada en el templo, los enterramientos no se efectuaban en los templos. Éstos solo eran lugares de adoración y culto a la diosa Isis”.

Sin embargo, es de destacar que en las ruinas del templo Taposiris Magna, se ha dado lugar a innumerables hallazgos de objetos antiguos muy valiosos. Por ejemplo una piedra con algunas inscripciones realizadas por Ptolomeo V, y que le fueron obsequiadas a Cleopatra en algún momento.

Leyenda sobre su sepulcro

Existe una antigua leyenda y creencia, de que al morir Cleopatra, fue embalsamada y sepultada junto a su amante y no menos histórico Emperador Romano, Marco Antonio.  Esto sin duda le otorgaría un interés extra al hallazgo de dicha tumba, pues serían dos los personajes históricos los encontrados al momento de hacer la revelación. William Shakespeare proclamó en su momento lo siguiente: “No habrá en la tierra un sepulcro que guarde a una pareja tan célebre como ésta”.

Posibles lugares de sepulcro

En las últimas 3 décadas, ya pareciera que la arqueología mundial se ha propuesto encontrar la tumba de Cleopatra. Desde 1992, el Instituto Europeo de Arqueología Submarina, ha realizado investigaciones en las zonas sumergidas bajo el agua de la antigua Alejandría. Los hallazgos han llamado mucho la atención y copado la escena frente a la posibilidad de encontrarse cerca de lo esperado. Grandes esfinges de piedra, losas de caliza gigantescas y columnas graníticas, son parte de los descubrimientos que ha salido a la superficie, pero hasta el momento no se ha dado con la tumba, hecho que sería el Descubrimiento del Siglo.

La tumba de Cleopatra continúa siendo esquiva, pero el interés por encontrarla no ha hecho más que aumentar. Su hallazgo tendrá el mismo efecto que cuando Howard Carter encontró la tumba del faraón Tutankamón en 1922 y de seguro subirá el escepticismo y la fascinación por esta gran protagonista de la historia universal; la cual sigue dando tema de conversación luego su muerte hace tanto tiempo.

Dejar un comentario

Este sitio web utiliza cookies política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies