Anuncios

Cosme I de Médici


Juan di Bicci de Medici | Cosme de Médici | Lorenzo de Médici | León X | Clemente VII | Cosme I de Médici | Catalina de Médici | León XI | María de Medici | Ana María Luisa de Médici


Cosme I de Médici (Florencia, 12 de junio de 1519 – Castello, 21 de abril de 1574), duque de Florencia y primer Gran Duque de Toscana, (1537 a 1574), durante los últimos años del Renacimiento.

Agnolo_Bronzino_-_Cosimo_I_de'_Medici_in_armour_-_Google_Art_Project

Resumen

Entre sus numerosas realizaciones se destacan:

  • La expansión de Florencia, para controlar Siena y la mayor parte de la Toscana;
  • la creación del Uffizi, originariamente destinado a alojar el gobierno y, hoy en día, una de las más prestigiosas galerías de arte del mundo;
  • la marina florentina que jugó un papel en la Batalla de Lepanto;
  • la apropiación del Palacio Pitti para convertirlo en su domicilio hasta su muerte;
  • la creación de los magníficos Jardines de Boboli detrás del Palacio Pitti;
  • la promoción de la Universidad de Pisa;
  • un sinnúmero de logros en economía, arquitectura y arte, incluyendo el apoyo a Giorgio Vasari y a Benvenuto Cellini.

La conquista del poder

Cosme I de Médici (Cosimo en italiano) hijo del comandante Giovanni dalle Bande Nere y de Maria Salviati, llegó al poder el año 1537, con sólo 17 años, después del asesinato del duque de Florencia Alessandro de Médici. El crimen fue ordenado por Lorenzino de Médici, primo lejano del duque, quien quiso aprovechar la ocasión para sustituir a su pariente y adquirir el poder en Florencia.

Ninguna de las familias más importantes estaba en condicones de pretender el puesto de los Médici; ninguna parecía oponerse a la fagocitación del imperio de Carlos V o, eventualmente, a la restauración de la República Florentina, cuando Cosme, un perfecto desconocido, apareció en la ciudad, seguido de unos pocos siervos. Ellos venían de Mugello, donde había crecido después de la muerte de su padre y pretendió hacerse nombrar Duque, no obstante de pertenecer a una rama secundaria de la familia. En efecto, vista su juventud y su apariencia modesta, muchos personajes influyentes de la Florencia de la época, esperaban encontrar a un joven débil, distraído, atraído solamente por la caza y las mujeres; una persona fácil de influenciar. Cosme, fue entonces, nombrado jefe de gobierno con una cláusula según la cual, el poder sería ejercido por el Consejo de los 48. Pero Cosme había heredado por entero el espíritu batallador y, a veces cruel, de su abuela Caterina Sforza.

Apenas fue investido emitió un decreto en el que excluía a Lorenzino y a sus descendientes de cualquier derecho de sucesión, desautorizo al Consejo y asumió la autoridad absoluta. Restauró la dinastía de los Médici, que gobernó Florencia hasta el mandato del último Gran Duque, Juan Gastón de Médici (1671-1737). Las estructuras gubernamentales que promovió permanecieron vigentes incluso hasta su absorción por el Imperio austrohúngaro y hasta que se proclamó el Reino de Italia. La tiranía de Cosme I causó el exilio voluntario de varios notables de la ciudad. Ellos obtuvieron el apoyo de Francia para derribar a Cosme. A finales de julio de 1537 incursionaron en Toscana comandados por Piero Strozzi, quien era esposo de una Médici de la rama de Lorenzino e hijo de una Médici.

Cosme reunió sus mejores tropas, al mando de Alessandro Vitelli y enfrentó a sus enemigos en Montemurlo el 1 de agosto de 1537, donde cercó el castillo en que se refugiaban. El asedio duró pocas horas y terminó con la captura de los asediados, obteniendo así Cosme su primera victoria militar. Aunque no había derrotado las mejores tropas enemigas, sí habían caído la mayoría de sus jefes y al enterarse las tropas de ese resultado, se retiraron definitivamente. Los jefes capturados fueron decapitados en la Plaza de Bargello. Filippo Strozzi, padre de Piero fue encontrado muerto y a su lado una espada ensangrentada y un billete con una cita de Virgilio: probablemente él fue asesinado. Toda su vida Cosme demostró crueldad contra quienes se rebelaron contra su dominio. Creía además necesario hacer ver que su despotismo se ejercía principalmente contra los nobles y los ricos burgueses florentinos y no contra el pueblo.

Después de la victoria en Montemurlo, Cosme fue reconocido como Duque por el Emperador Carlos V a cambio de su ayuda contra los franceses.

Matrimonio

Se casó en 1539, a la edad de veinte años con Leonor de Toledo (1522-1562). Cosme buscaba una esposa que pudiera ayudarle a reforzar su posición política y el Emperador Carlos V veía con buenos ojos una alianza con los Médici que le permitiera mantener tropas españolas dentro de los territorios toscanos. Inicialmente Cosme quiso casarse con Margarita, hija del emperador e viuda del duque Alessandro. Pero no obtuvo más que un rechazo sordo y la pretensión de que fuese dado a la viuda una buena parte del patrimonio de los Médici. La candidata perfecta fue entonces Leonor, hija del virrey de Nápoles, nieta del segundo duque de Alba provenía de uno de los linajes más importantes de España, y su padre, Don Pedro Álvarez de Toledo, marqués de Villafranca era uno de los hombres más poderosos e influyentes de la península itálica.

Se encontró con Leonor por primera vez en la villa di Poggio a Caiano y celebraron con grandes fiestas la boda en la basílica de San Lorenzo de Florencia. El retrato de Leonor es la obra más importante del pintor Bronzino, actualmente conservada en Uffizi. Gracias a su matrimonio, Cosme accedió a la gran riqueza de su mujer y garantizó la alianza con el Virrey de Nápoles. Con la dote recibida, Cosme inició una colección de antigüedades etruscas y egipcias.

Cosme y Leonor tuvieron once hijos, asegurando en teoría la sucesión y la posibilidad de combinar matrimonios con otras importantes casas reinantes, aunque el único que les sobrevivió en forma duradera fue Fernando. Leonor murió en 1562, como también sus hijos Giovanni e Garzia, los tres víctimas de malaria, contraída durante un viaje a Pisa, donde esperaban curarse de la tuberculosis que proliferaba por las condiciones de insalubridad, de la que Leonor quiso refugiarse en el Palazzo Pitti de Oltrarno. A pesar de haber comenzado como un matrimonio por conveniencia política y económica, el amor de Cosme y Leonor llegó a ser evidente y él no pudo recuperarse de la pena por el fallecimiento de ella.

Los primeros años de gobierno

El ascenso del poder de Cosme, iniciado en 1537, se matuvo en forma irresistible. A partir de 1543, después de haber rescatado la última forteze del Emperador, diseñó e instrumentó sistemáticaente un modelo para las particulares condiciones del estado Toscano expuesto a las incursiones de tropas, la guerra civil y el bandidismo y desplegó una sorprendente actividad político-militar:

  • Emprendió la realización de nuevas cárceles construyendo fortalezas en Siena, Arezzo, Sansepolcro y Pistoia;
  • Reforzó las defensas de origen medieval en Pisa, Volterra y Castrocaro, en Romaña, cerca de Forlì;
  • Hizo erigir una muralla nueva en Fivizzano como barrera de los pasos apenicios de Cisa y Cerreto;
  • Hizo fortificar San Piero a Sieve, Empoli, Cortona y Montecarlo en los límites de la República de Lucca;
  • Hizo construir de nuevo la ciudad-forteza de Portoferraio (Cosmopoli) en la Isla de Elba y la plaza de armas de Sasso di Simone en el Montefeltro y Terra del Sole (Eliopoli), tras la vieja fortaleza de Castrocaro, destinada a ser abandonada, cerca de Forlí, en los límites con los Estados Pontificios.

Como su nombre lo indica, Tierra del Sol, no se trataba sólo de un lugar fortificado, sino de un sitio de veraneo. La distancia de apenas 10 km de Forlí, evidenciaba la fuerte penetración del poder florentino en la Romaña Toscana.

Otra prioridad de Cosme fue la de adquirir mayor independencia frente a las potencias europeas. Abandonó la tradicional alianza de Florencia con los franceses, para apoyar al Emperador, pero logró mayor independencia financiera con respecto al Imperio y el retiro de las guarniciones imperiales de Florencia y Pisa, así como mayor independencia política.

El temor a los atentados contra su persona lo llevaron a crearse una guardia personal, compuesta de mercenarios suizos. En 1548 en Venecia, fue asesinado Lorenzino de’ Medici, por mandato de Cosme, a manos del sicario a sueldo Giovanni Francesco Lottini. Por años lo había hecho seguir por toda Europa y con su muerte evitaba cualquier alternativa dinástica a su dominio en Toscana.

Los años siguientes los dedicó a la conquista de Siena que fue preparada cuando el Emperador reconoció la independencia de la ciudad a cambió de instalar una guarnición española en su interior. Prefirió no intentar la conquista de Lucca, temiendo las represalias económicas que podrían arruinar el comercio de Florencia (como había ocurrido tras la conquista de Pisa). Intentó en cambio obtener Pontremoli y Corsega que por escapar del dominio de Génova, habían aceptado la unión con Toscana, con la cual tenían, vínculos culturales y lingüísticos.

Sabiendo que no era amado en Florencia, Cosme prefirió reclutar su ejército fuera de sus dominios.

La conquista de Siena

En 1552 Siena se rebeló contra el Imperio, expulsó la guarnición española y llamó a las tropas francesas. En 1553 una expedición militar, enviada por el virrey de Napoles Don Pedro, intentó reconquistar la ciudad, pero falló tras fallecer el virrey. En 1554 Cosme obtuvo la autorización del Emperador para hacer la guerra contra Siena utilizando su propio ejército. Después de vencer en la batalla de Marciano, asedió Siena. El 17 de abril de 1555, la ciudad cayó: la población había disminuido de 40 mil a 6 mil habitantes.

Siena se consideró protectorado imperial hasta 1557, cuando fue cedida a Cosme por el Emperador Felipe II, quien reservó para sí Orbetello, Porto Ercole, Talamone, Monte Argentario y Porto Santo Stefano, que formaron el Estado de Presidi. En 1559, mediante la Paz de Cateau Cambrésis Cosme obtuvo Montalcino, último distrito de Siena bajo protección francesa.

La organización del Estado

Aunque ejerció el poder en forma despótica, la administración que configuró en Toscana fue un estado que resistió el paso del tiempo. Despojó de sus facultades a la mayor parte de las más importantes familias florentinas, e cuyos componentes desconfiaba y en cambio reclutó funcionarios de origen humilde. Dividió jurídica y administrativamente el territorio en “Estado antiguo” (Florencia y su territorio) y “Estado nuevo” (Siena), manteniendo las dos zonas separadas. Renovó la administración de justicia, promulgando un nuevo código penal y propiciando la eficiencia de los magistrados y la policía. Sus cárceles eran las más temidas de Italia.

Trasladó su residencia del Palazzo Medici (hoy Palazzo Medici Riccardi) a Palazzo Vecchio, de modo que cada florentino tuviera bien claro que el poder estaa totalmente en sus manos. Años más tarde se trasteó al Palazzo Pitti.

Introdujo y financió la fabricación de alfombras. Construyó calles, alcantarillados, puertos. Dotó a las ciudades toscanas de fortalezas. Reforzó el ejército; instituyó en 1561 la Orden Militar de San Esteban y modernizó la flota florentina, que participó en la Batalla de Lepanto. Promovió las actividades económicas, incluidas nuevas industrias y la recuperación de labores antiguas (como la extracción de mármol en Seravezza). El continuo aumento de los impuestos, a pesar del incremento del comercio, causó descontento popular que se incrementó con sus sucesores. Fue sin embargo, muy pródigo como mecenas.

Fomentó el estudio de la Alquimia y de ciencias esotéricas, pasión heredada de su abuela Caterina Sforza.

Abatido por el fallecimiento de su esposa y dos hijos, durante sus últimos años cedió el manejo de los asuntos del estado a su hijo Francisco I de Médici.

Gran Duque

Cosimo no se resignó a ser un vasallo del Emperador y buscó mayor independencia política. Solicitó al Papa Paolo IV el título de rey o archiduque, pero fue en vano. Finalmente, en 1569, después de muchos favores a cambio, Pío V emitió una Bula que creó el Gran Ducado de Toscana, que en lo sucesivo sería coronado por el papa en Roma. Por considerar que el derecho a establecer un Gran Ducado estaba reservado al Emperador, España y Austria se negaron a reconocerlo, mientras Francia e Inglaterra aguardaron para validarlo finalmente; con el paso del tiempo, todos los estados europeos acabaron por reconocerlo.

Los últimos años

La muerte de su esposa y sus dos hijos en 1562 lo sumieron en la depresión. En 1564 abdicó a favor de su hijo Francisco I de Médici, retirándose a la Villa di Castello cerca de Florencia.

Después de una relación con Eleonora degli Albizi, con la cual tuvo 2 hijos naturales, en 1570 Cosimo contrajo matrimonio morganático con Camilla Martelli, con quien tuvo una hija. Tuvo contradicciones de fondo con el comportamiento y la visión política de su hijo Francisco I hasta su muerte el 21 de abril de 1574.

Cosme y las artes

Entre las obras que promovió se recuerda especialmente el Uffizi, originariamente destinado a oficinas del estado y actualmente uno de los más importantes museos del mundo. Culminó la costrucción del Palazzo Pitti, que se convirtió en la residencia oficial de los Medici; creó los maravillosos Jardines de Boboli, cerca de la residencia del Gran Duque. Comuinicó su nueva residencia con el Palacio Vecchio a través del Corredor de Vasari. Financió a muchos artistas, como Giorgio Vasari, Agnolo Bronzino y Benvenuto Cellini. Coleccionó numerosos objetos etruscos, chiusini y de otras culturas antiguas.

Descendencia

Su descendencia tuvo mala fortuna, a causa de la tuberculosis, endémica en Florencia, y la malaria presente en la costa. Además de su esposa Leonora, murieron sus hijas Maria, Giovanni e Garzia; otros cinco murieron aún jóvenes; Francisco y Lucrecia murieron en plena madurez, se sospecha que por envenenamiento (lo cual fue confirmado para el caso de Francisco en 2006); Isabella fue estrangulada por su marido; Pietro fue a su vez un uxoricida, otro protagonista de múltiples fracasos, que tuvo sólo hijos “bastardos”; de Restano Don Giovanni y Virginia, hijos naturales, únicamente Virginia fue legitimada y siendo vieja fue declarada “loca”. Fernando, fue el único que pudo dejar una memoria duradera.

Una gran estatua ecuestre de Cosme I, erigida en Giambologna , se encuentra ahora en la Plaza de la Señoría , en Florencia.

  1. Bia (1537-1542) Hija natural de madre desconocida, fragmento de un retrato de Bronzino
  2. Maria (1540-1557) Murió de malaria
  3. Francisco I (1541-1587) Esposo de Juana de Austria y en segundas nupcias de Bianca Cappello. Fue envenenado
  4. Isabella (1542-1576) Murió estrangulada por su esposo, Paolo Giordano Orsini
  5. Giovanni (1543-1562) Murió de malaria
  6. Lucrecia (1545-1561) Esposa de Alfonso d’Este, duque de Ferrara, se sospecha que fue envenenada por su marido.
  7. Pietro (Pedricco) (1546-1547)
  8. Garzia (1547-1562)Murió de malaria
  9. Antonio (1548-1548)
  10. Fernando I (1549-1609) Cardenal muy joven, se casó luego con Cristina de Lorena
  11. Anna (1553-1553)
  12. Pietro (1554-1604) 50 Esposo Dianora de Toledo a la que mató por supuesto adulterio; se casó en 1593 con Beatriz de Meneses
  13. Hija sin nombre (1566-1566) Nacida de Eleonora degli Albizi, natural
  14. Don Giovanni (1567-1621) Nacido de Eleonora degli Albizi, natural
  15. Virginia (1568-1615) Hija de Camilla Martelli, esposa de Cesare I d’Este, Duque de Módena y Reggio

 

Juan di Bicci de Medici | Cosme de Médici | Lorenzo de Médici | León X | Clemente VII | Cosme I de Médici | Catalina de Médici | León XI | María de Medici | Ana María Luisa de Médici

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s