Anuncios

Expansión del Ejército de Salvación


El Ejército de Salvación es una organización social y un movimiento misionero cristiano de la rama metodista, que lucha en favor de los desposeídos y se dedica a la predicación del evangelio y a la promoción de todo tipo de proyectos sociales.

Este movimiento nació en Londres, fruto de la inquietud misionera del ministro metodista William Booth y de su esposa Catherine Mumford. Observando la miseria de grandes masas de la población de la capital inglesa, decidió dedicarse por completo a la evangelización de aquella zona. En 1865 se separó de la Iglesia Metodista para fundar la asociación “East London Mission” o “Christian Mission”, de carácter interconfesional. Pero en 1878 experimentó un cambio radical cuando, adoptando uniformes y una organización y nomenclatura netamente militares, pasó a llamarse “Ejército de Salvación” (Salvation Army). En 1880 se implantó en Estados Unidos, donde el responsable en aquel país, Thomas E. Moore, por desavenencias con Booth, fundó por su cuenta un movimiento parecido llamado “American Rescue Workers”. Posteriormente, en 1896, se creó el movimiento “Volunteers of America” como una nueva escisión.

En general, aceptan los credos primitivos del cristianismo y las profesiones de fe de los protestantes; incluyendo la aceptación de la Biblia como única regla de fe, la Trinidad, la divinidad de Jesus, la inmortalidad del alma, la resurrección y el juicio final. De fuerte raigambre metodista, insisten en la santificación por la fe y en el buen comportamiento hacia los demás. Desechan los sacramentos porque los consideran ceremonias superfluas para la salvación. Consideran importante el matrimonio y los funerales. Las orientaciones doctrinales y disciplinares están recogidas en sus libros Manual de doctrinas y Manual de instrucción religiosa. Cuenta, además, con una publicación oficial titulada “El grito de guerra”.

Salvation_army_world_map

Los principios básicos de su acción pastoral son la predicación, el enrolamiento de soldados y el banco de penitentes. El enrolamiento se lleva a cabo mediante la firma de los artículos de fe del Ejército de Salvación, por medio de la cual se adhieren oficialmente al mismo. Suelen realizar sus predicaciones de forma muy llamativa en plazas y al aire libre: acuden uniformados, acompañados de bandas de música y cantando himnos religiosos. A menudo, en sus sesiones tienen lugar testimonios públicos de conversión. Por su dedicación a la evangelización y acción social entre los marginados de los barrios pobres de las grandes ciudades, se ha ganado una imagen de institución benéfica al servicio de los más pobres. Popularmente se dice que los principios de su acción se resumen en este eslogan: “sopa, jabón, salvación”. Precisamente porque comienzan ayudando a los pobres en las necesidades más fundamentales de alimentación e higiene, para luego proporcionarles los medios necesarios para que superen esa situación de miseria, orientándoles al mismo tiempo hacia su compromiso de apóstoles. Durante las dos guerras mundiales, el Ejército de Salvación ejerció una acción muy positiva entre los soldados aliados. Al finalizar la II Guerra Mundial, su campaña internacional “Vamos adelante” socorrió a innumerables personas que se debatían en el más completo desamparo mediante la puesta en marcha de comedores públicos, albergues y botiquines, a la vez que se promovía la evangelización y la atención a los presos de guerra.

Su organización, funcionamiento y jerarquía están determinados hasta en los más mínimos detalles por “manuales” y “órdenes y reglamentos” que afectan a todos los estamentos. Sin pretenderlo directamente, este movimiento se ha convertido en una especie de iglesia que acoge a todos aquellos que se sienten a disgusto en su iglesia oficial. Existe toda una nomenclatura tomada del ámbito militar que sustituye a los títulos eclesiásticos: general, coronel, oficiales y soldados, agrupados en batallones, divisiones y territorios dentro de un determinado país. No existe ninguna discriminación sexual en cargos y responsabilidades. Tiene su sede central en Londres y basa su financiación en donaciones voluntarias.

Muy pronto, el Movimiento de Salvación se convirtió en un movimiento internacional que se lanzó a la conquista del mundo. Hoy está extendido por unos 100 países, y sus adeptos son particularmente numerosos en América del Norte, Reino Unido y la India. A pesar de dedicarse a una actividad fundamentalmente social (escuelas, hospitales, hogares, fundaciones para discapacitados físicos, etc.), y a pesar también de que ejerce su actividad en nombre de Jesús, el movimiento suele ser prohibido en estados totalitarios, tanto de izquierda como de derecha. De por sí, el Ejército de Salvación es pacifista y amigo del ecumenismo. Precisamente llevado por su espíritu pacifista, se desligó en 1978 del Consejo Ecuménico de las Iglesias. Hoy cuenta con más de cuatro millones de soldados, adscritos en 16.000 batallones y dirigidos por 25.000 oficiales, que han sido preparados en una de las más de 30 escuelas que tienen organizadas por todo el mundo.

500px-The_Salvation_Army.svg

Fuente: Wikipedia

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s