Anuncios

Central Park


es un gran parque urbano público, (3.41 km², un rectángulo de 4 km x 800 m) situado en el barrio de Manhattan, en la ciudad de Nueva York. Con unos 25 millones de visitantes al año, Central Park es el parque más visitado de los Estados Unidos, y aparece en numerosas películas y programas de televisión, lo que lo ha convertido en uno de los parques urbanos más famosos del mundo. El parque es dirigido por Central Park Conservancy, una empresa privada sin ánimo de lucro, que tiene un contrato con el Departamento de Parques y Ocio de Nueva Cork.

Central Park linda por el norte con la Calle 110, por el oeste con la calle Central Park Oeste, por el sur con la Calle 59 y por el este con la Quinta Avenida. Los tramos de estas calles que pasan alrededor de Central Park son conocidas normalmente con el nombre de Central Park Norte, Central Park Sur y Central Park Oeste, respectivamente; aunque la Quinta Avenida conserva su nombre al pasar por el borde este del parque.

El parque fue diseñado por Frederick Law Olmsted y Calvert Vaux, que más tarde crearon el “Brooklyn’s Prospect Park”.

Mientras que gran parte del parque parece natural, tiene varios lagos artificiales, dos pistas de patinaje sobre hielo, y áreas de hierba usadas para diversas actividades deportivas.

El parque es un popular oasis para pájaros emigrantes, lo que le convierte en un lugar concurrido por observadores de pájaros.

El parque no formaba parte del Commissioners’ Plan de 1811; sin embargo, entre 1821 y 1855, el área metropolitana de Nueva York cuadruplicó su población. Como la ciudad se había ampliado, la gente tenía pocos espacios abiertos a los que acudir, e iba principalmente a los cementerios para alejarse de la ruidosa y caótica vida de la ciudad. Poco después, la necesidad por parte de la ciudad de Nueva York de un gran parque público fue expresada por el poeta y redactor del entonces Evening Post (el ahora New York Post), William Cullen Bryant, y por el primer arquitecto paisajístico norteamericano, Andrew Jackson Downing, que comenzó a hacer pública la necesidad que tenía la ciudad de un parque público en 1844. Un lugar elegante para la conducción al aire libre, como el Bois de Boulogne en París o el Hyde Park de Londres, fue el motivo por el que muchos neoyorquinos influyentes apoyaron la idea, y en 1853 la legislatura del Estado de Nueva York dio 2.8 km², el área situada entre las calles 59 y 106, para la creación del parque, e impuso un presupuesto máximo de 5 millones de dólares.

Desarrollo inicial

El estado designó una Comisión para Central Park, con la función de supervisar el desarrollo del parque, y en 1857 la comisión organizó una competición para elegir el diseño del parque. El escritor Frederick Law Olmsted y el arquitecto inglés Calvert Vaux desarrollaron un diseño llamado Greensward Plan, que fue seleccionado como el diseño ganador. Según Olmsted, el parque fue “de gran importancia, siendo realmente el primer parque hecho en este siglo, lo que es un gran signo de un buen desarrollo democrático …”, una opinión que probablemente adoptaría durante sus varios viajes por Europa en 1850. Durante aquel viaje, Olmestd visitó varios parques. Olmestd quedó particularmente impresionado por el Parque Birkenhead, cerca de Liverpool, Inglaterra, que fue inaugurado en 1847, convirtiéndose en el primer parque público fundado en el mundo.

Varias influencias confluyeron en la realización del diseño. Cementerios paisajísticos, como los cementerios de Mount Aurbun (Cambridge, Massachusetts) o el de Green-Wood (Brooklyn, Nueva York) fueron un ejemplo de paisajes idílicos y naturalistas. La innovación más influyente en el diseño de Central Park fue que había caminos distintos para peatones, carruajes de caballos y vehículos. El tráfico comercial fue completamente ocultado, y redirigido a calzadas hundidas, rodeadas de densos arbustos, para no alterar la impresión rústica del parque. El Greenswrad Plan contenía la construcción de, aproximadamente, 36 puentes, todos ellos diseñados por Vaux, cada uno diferente del otro, utilizando como materiales granito y esquisto de mica, con encajes de hierro de estilo neogótico.

Antes de que la construcción del parque comenzara, se tuvo que desalojar a todos las personas que vivían en el futuro emplazamiento del parque, los cuales la mayor parte eran afroamericanos libres o inmigrantes de origen alemán e irlandés. En su mayoría, vivían en pequeños pueblos situados en Manhattan, como Séneca, Harsenville, el Distrito Piggery o el Convento de las Hermanas de la Caridad. Los aproximadamente 1,600 residentes de clase trabajadora que ocupaban el área en aquel tiempo fueron desahuciados, conforme a la regla de expropiación, durante 1857, y Séneca y parte de otras comunidades fueron derribadas para la construcción del parque.

Durante la construcción del parque, Olmsted estuvo constantamente confrontado con los comisionados de parque, de los que la mayoría fueron designados por el ayuntamiento de la ciudad. En 1860, él fue despojado de su cargo de superintendente del Central Park, y fue sustituido por Andrew Haswell Green, el ex-presidente de la Junta de Educación de Nueva York. A pesar del hecho de que Haswell tenía relativamente poca experiencia, consiguió agilizar la construcción, así como ultimar las negociaciones para la compra de 0’26 km² adicionales, situados al final del norte del parque entre las calles 106 y 110 , que fueron utilizados para construir el Harlem Meer, una laguna.

Entre 1858 y 1873, la construcción del parque había llegado demasiado lejos, y la mayor parte de las barreras iniciales habían sido sobrepasadas. Durante este período, más de 14.000 m³ de tierra fueron transportados desde Nueva Jersey, porque el terreno original no estaba suficientemente bien como para albergar los varios árboles, arbustos y plantas que el Greenswrad Plan tenía previstos. Cuando el parque fue oficialmente completado en 1873, más de diez millones de carretas de material, incluyendo la tierra y rocas que debían ser quitadas del área a mano, fueron sacadas del parque. Este material, también incluía más de cuatro millones de árboles, arbustos y plantas que representan las aproximadamente 1.500 especies que hoy en día se pueden contemplar en el parque.

Principios del siglo XX

Tras la finalización del parque, éste se degradó. Uno de los principales motivos por lo que esto ocurrió fue el desinterés del Tammany Hall, el clientelismo político, que era la mayor fuerza política de Nueva York de entonces.

Con el cambio de siglo, el parque afrontó varios nuevos retos. Los coches habían sido inventados y se hacían banales, trayendo con ellos su carga de contaminación. También, la forma de pensar de la gente comenzaba a cambiar. Anteriormente los parques eran usados para pasear y hacer meriendas en un ambiente idílico, pero ahora también eran utilizados para realizar deportes. Tras la disolución de la Comisión de Central Park en 1870, y la salida de Andrew Hawsell Green del proyecto y la muerte de Vaux en 1895, el esfuerzo por mantener el parque fue disminuyendo gradualmente, y había pocas o ningunas tentativas de sustituir árboles muertos, arbustos y plantas o césped desgastado. Durante varias décadas, las autoridades hicieron poco o nada para prevenir el vandalismo y limpiar el parque.

Todos esto cambió en 1934, cuando Fiorello LaGuardia fue elegido alcalde de Nueva York y unificó los cinco departamentos entonces existentes relacionados con el parque, y ordenó a Robert Moses reorganizar el parque.

El historiador Robert Caro escribió que Moses hizo del Central Park una ruina cuyos “céspedes, insembrados, eran las extensiones de tierra desnudas, decorados con los parches desordenados de hierba e hierbajos, que se hacen agujeros de polvo con el tiempo seco y agujeros de fango con el mojado… El hermoso centro comercial aparentaba la escena de la mañana siguiente de una fiesta salvaje. Los bancos se ponen sobre sus espaldas, sus piernas pinchan en el cielo.”

En sólo un año, Moses logró reorganizar el Central Park, además de otros parques de Nueva York; el césped y las flores fueron replantados, árboles y arbustos muertos fueron substituidos, y las paredes y los puentes fueron reparados. Variaciones en el diseño y la construcción también fueron realizadas; por ejemplo, la existencia Croton Lower Reservoir fue reemplazada por el Great Lawn, cuando este fue creado. La intención del Greensward Plan, que era la de crear un paisaje idílico, fue combinada con la visión de Moses de un parque para ser usado con objetivos lúdicos. Por ello se construyeron diecinueve patios y doce campos de fútbol y balonmano. Moses también logró asegurar fondos para el programa New Deal (Nuevo Trato en español), así como donaciones del público, asegurando de esta forma que el parque tuviera un nuevo aspecto.

1960-1980 Los años 1960 marcaron el comienzo de una “Era de Acontecimientos ” en Central Park, que reflejó las extendidas tendencias culturales y políticas de la época. El festival anual de teatro público, Shakespeare en el Parque, fue realizado por primera vez en 1962. Este evento es visto gratuitamente cada verano por unas 80.000 personas. Muchos actores famosos hoy en día actuaron e este festival al principio de sus carreras: Morgan Freeman, Meryl Streep, Natalie Portman, Philip Seymour Hoffman, Denzel Washington, etc.

A mediados de los años 70, la crisis fiscal y social de Nueva York había contribuido a la negligencia de dirección severa que transformó los céspedes y pardos de Central Park, apresuró la deterioración su infraestructura y arquitectura, e introdujo en una era de vandalismo, el empleo territorial, y la actividad ilícita.

Varios grupos de ciudadanos surgieron para financiar el parque y organizar iniciativas de voluntariado. Uno de estos grupos, el Fondo de la Comunidad de Central Park, comisionó un estudio a la dirección del parque, que llevo a la petición del establecimiento de una oficina, dentro del Departamento de Parques, que fuese la responsable de supervisar la planificación y dirección de Central Park, y que vigilara el vanadalismo. La administración de Ed Koch estudio la petición, y en 1979, el comisionado del parque, Gordon Davis, estableció la oficina de Administración de Central Park, dando la posición el director ejecutivo a una organización ciudadana, la Central Park Task Force. La Central Park Conservancy fue fundada al año siguiente para apoyar a la oficina y las iniciativas del administrador, y elegía unos ciudadanos que trabajaban como fideicomisarios bajo el mado del Comisionado de Parques, del administrador de Central Park, y de personas asignadas por el alcalde.

1980 – Actualidad La transformación del parque, bajo el mando de la Central Park Conservancy, comenzó con unos primeros pasos modestos, pero sumamente significativos, para su restauración. Estos incluyeron el establecimiento un pequeño personal de restauración para reconstruir y reparar estructuras, emprender proyectos hortícolas, y quitar los grafitis.

A principios de los años 1980 la Central Park Conservancy fue contratada para realizar el diseño y la planificación de una restauración a largo plazo. Por este trabajo, la Conservancy proporcionó el ímpetu y el mando en varios proyectos de restauración financiados por el ayuntamiento de Nueva York, al mismo tiempo que preparaban un plan para reconstruir el parque. Con la finalización de este plan en 1985, la Conservancy lanzó su primera gran campaña. Con la campaña, la Conservancy asumió la responsabilidad de financiar la restauración del parque, y la responsabilidad completa de diseñar, para dirigir, y supervisar todos los grandes proyectos realizados en el parque.

La restauración de Central Park ha sido acompañada por una crucial transformación de su dirección. Como la Conservancy comenzó la reconstrucción del parque a mediados de los años 80, esto proporcionó el personal necesario para mantener las zonas restauradas; y como el ayuntamiento de la ciudad realizó grandes reducciones presupuestarias a principios de los años 1990, entró en una confrontación con personal del Departamento de Parques de Nueva York, responsable del mantenimiento ordinario. Por ello la Conservancy comenzó a contratar nuevo personal para sustituir a estos trabajadores. Hasta 2007, la Conservancy había invertido aproximadamente 350 millones de dólares en la restauración y dirección del parque; la organización en este momento contribuye en un 84 por ciento del presupuesto anual de operaciones de Central Park, más de 25 millones de dólares.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s