Anuncios

Real Fábrica de Tapices


fabricatapices-660x372

La Real Fábrica de Tapices fue fundada en 1721 por Felipe V siguiendo el modelo de talleres reales establecidos en Francia a principios del siglo XVII. Su intención era crear una industria nacional fuerte para que España no dependiera de las importaciones de productos franceses o flamencos. Así, la monarquía española se convierte en promotora de una de las manufacturas de tapices más longevas de la historia.

El Rey nombra como director a Jacobo Vandergoten, maestro tapicero de reconocida fama en Amberes, que se instala junto a su familia en Madrid. Vandergoten monta sus telares y, al principio, comienza a tejer tapices a partir de cartones traídos desde Flandes, pero muy pronto la Corona adquirirá el compromiso de aportar “ejemplares” elaborados por los pintores del Rey para su copia en los telares.

A lo largo del siglo XVIII, la Fábrica vive un período de gran esplendor con los primeros Borbones. Bajo la dirección artística de Antonio Rafael Mengs diversos artistas, entre los que destaca Francisco de Goya, lideran un proceso de renovación en el que el tapiz alcanza una estética original liberándose de las ataduras de la tradición flamenca.

Entre 1775 y 1793 Goya pintó los sesenta y tres cartones para tapices para los Reales Sitios de San Lorenzo de El Escorial y de El Pardo en tiempos de Carlos III y Carlos IV, con temáticas tanto de caza como de escenas costumbristas.

En el transcurso del siglo XIX y de las primeras décadas del XX, la manufactura madrileña va acrecentando su prestigio y cobrando una mayor proyección internacional. La perfección y calidad artística de alfombras y tapices fueron reconocidas con la Mención de Honor por la Comisión Imperial de la Exposición Internacional de París de 1867, y con la medalla de oro en la Exposición Universal de 1900. Al mismo tiempo, proliferaban encargos por todo el mundo: palacios, teatros, hoteles de lujo y residencias privadas se adornaron con bellísimas alfombras, tapices y reposteros de la Fábrica.

Los diseños se fueron adaptando a la estética de cada década, de manera que en los bocetos y cartones encontraron representación casi todos los estilos y tendencias, desde el Art Nouveau hasta el Opt Art. De los telares salieron tapices tan dispares como los tejidos según modelos de Jose María Sert, Joaquín Vaquero Turcios, Agustín de Celis,o Joseph Domjan, entre otros.

En 1996, la regia e histórica manufactura se convirtió en fundación, y surgió, así, la Fundación Real Fábrica de Tapices, entidad sin ánimo de lucro destinada a garantizar para el futuro la transmisión de los oficios y la divulgación del legado histórico de la Real Fábrica.

Con casi trescientos años de historia, y como prueba de que la tradición puede ir de la mano de la modernidad, la Fundación ha realizado numerosas colaboraciones con reconocidos artistas y diseñadores de la más viva actualidad como Guillermo Pérez Villalta, Elena del Rivero, Alfonso Albacete, Keiko Mataki o Alberto Corazón.


 

Edificio

El edificio de la Real Fábrica de Tapices fue diseñado en 1884 por el arquitecto José Segundo de Lema, Arquitecto Mayor de Palacio, y se terminó de construir en 1889. Las malas condiciones de la Fábrica de Santa Bárbara, y la presión urbanística sobre terrenos en el centro de Madrid fueron las razones de la búsqueda de un nuevo emplazamiento.

El nuevo edificio se construyó en un solar rectangular sobre la antigua huerta y olivar del Convento de Atocha, y fue una más de las múltiples construcciones industriales cercanas a la estación de Atocha. Su configuración es de manzana cerrada, y en ella se concentraban todas las actividades relacionadas con la producción y la restauración, además de lugares de almacenamiento.

Destaca el estilo neomudéjar bastante sobrio y el uso de ladrillo visto, típicos en la arquitectura de Segundo de Lema. Seguidor de Viollet-le-Duc, sus edificios se caracterizan por un estilo limpio y racional libre de elementos decorativos clásicos. Entre sus principales obras se encuentran el Panteón de Infantes en El Escorial, el Instituto Homeopático y Hospital de San José, y el palacio de Zabalburu en Madrid.

El edificio de la Real Fábrica de Tapices fue seleccionado dentro del Plan del Patrimonio Industrial por el Instituto de Patrimonio Histórico Español y declarado en 2006 Bien de Interés Cultural en la categoría de monumento por la Comunidad de Madrid.

En el 2008 se ha llevado a cabo la rehabilitación de sus jardines gracias a la subvención recibida por parte de la Comisión Mixta de los Ministerios de Fomento y Cultura dentro del programa de intervención en el Patrimonio Histórico Español a través del 1% Cultural.


Descripción

Su edificio, construido en el siglo XIX, está declarado Patrimonio Histórico Industrial. Alberga una magnífica colección de tapices, alfombras y pintura de los siglos XVIII, XIX y XX. Cabe destacar la colección de tapices tejidos según los 63 cartones pin

Dirección

C/ Fuenterrabía, 2.

Teléfono/s

91 434 05 50

Horario

visitas guiadas, días laborales de 10:00 a 14:00 h. Cerrado sábados, domingos, festivos y agosto

Cómo llegar

Autobús

10, 14, 24, 26, 32, 37, 54, 102, 141, C1 y C2

Metro

Línea 1. Est. Menéndez Pelayo y Atocha Renfe

Renfe

Atocha

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s