Anuncios

Etruria y los Etruscos


Etruria fue una antigua región de Italia central, comprendida entre el Arno, el curso superior del Tíber y el mar. Estuvo ocupada por los etruscos, que fueron expulsados por los galos. Las grandes localidades de Etruria son: Bolsena, Capena, Chiusi, Cerveteri, Populonia, Orvieto, etc. Hoy constituye el mejor campo de aplicación de las nuevas técnicas de investigación arqueológica.

Los Etruscos formaron sus asentamientos y dieron nombre a la región en torno al año 900 a.C. Parece ser que los etruscos eran de raza indogermánica o aria y que procedían de Asia Menor, aunque otras teorías afirman que eran originarios de la propia Etruria; desarrolló una civilización que fue precedente inmediato de la romana.

class022

En el Mediterráneo Occidental, en la península Itálica, fue entrando, a partir del año 1000 a.C., la cultura de la Edad del Hierro. Por entonces estaba poblada por pueblos mediterráneos y recibió varias invasiones de pueblos indoeuropeos, cuyos representantes son los genéricamente llamados pueblos “itálicos” constituidos por varios grupos (latinos, umbros e ilirios). Originariamente el nombre de Italia se refería sólo al extremo suroccidental de la península. Posteriormente se adjudicó a la totalidad, hasta los Alpes.

Desde los primeros momentos y durante varios siglos, ejercieron una hegemonía marítima sobre el Tirreno y el Adriático. Durante el siglo IV a. C. extendió su poderío a la Italia central por el valle del Po y la Campania, gracias a su extraordinaria capacidad organizativa y militar. Como potencia comercial y militar se aliaron a Cartago para vencer a la federación griega en la batalla de Alalia (540 a. C.) asegurándose el dominio del comercio marítimo en todo el Mediterráneo noroccidental.

Su hegemonía comienza a decaer durante el siglo V a. C., tras la expulsión de Roma de los reyes pertenecientes a la dinastía de los Tarquinios y de ser derrotados, como aliados de los cartagineses, en la batalla de Cumas (474 a.C.) en el entorno de las guerras médicas.

La base de las instituciones de las tribus etruscas fue, como en Grecia, la ciudad, con un consejo compuesto por los principales ciudadanos para la dirección de los negocios públicos, y un jefe «lucumón», que asumía el poder civil, militar y religioso. Las ciudades, aunque independientes entre sí, formaban una unidad nacional, con tres ligas de doce ciudades cada una, unidas por el sistema político federativo; la Etruria propiamente dicha, la de los Apeninos y la de la Campania.

Civilizacion_etrusca

Creían los etruscos en otra vida, en un Dios supremo y en doce dioses mayores (dii consentes), seis varones y seis hembras, que formaban el consejo de la divinidad suprema y representaban sus atributos. Concedían gran importancia a las vísceras de los animales y a los relámpagos, como manifestaciones de la voluntad divina. Creían en un «averno» subterráneo del cual las almas, mediante misteriosos sacrificios, podían libertarse y subir a la morada de los dioses. El mundo era para los etruscos perecedero y finito, con un principio y un fin. El pueblo etrusco conoció desde muy antiguo el alfabeto, procedente de la antigua lengua ética, y su escritura se orientade derecha a izquierda. No se conoce una literatura etrusca, limitándose los textos encontrados a libros sagrados. Sin embargo, tenían amplio conocimiento de las matemáticas; fueron, al parecer, los creadores de las llamadas cifras romanas. Conocían la astronomía, y estudiaron los fenómenos celestes. Medían el tiempo en un año de trescientos cuarenta días, divididos en diez meses.

Al ser un pueblo eminentemente marítimo, comercial e industrial, sus puertos se convirtieron en emporio de un floreciente comercio entre los pueblos de la Galia y de la Iberia por una parte, y los de Italia y Grecia por otra. Establecieron colonias en Córcega, Cerdeña y en Elba; sus buques dominaron los mares de Italia; sus corsarios devastaron las costas de Sicilia y de la Magna Grecia, y llegaron al mar Egeo. Fue un poder marítimo formidable, que alcanzó su máxima potencia expansiva en los siglos VII y VI a.C., pero que declinó hacia el año 500 como consecuencia de la derrota infligida a su flota por Hieron de Siracusa, y por el creciente poderío de Roma. Estuvieron dotados de gran talento artístico, y supieron asimilar las artes de otros pueblos antiguos, muy particularmente de Grecia. Tuvo el arte etrusco su grado de mayor esplendor en la época comprendida entre los años 800 a 400 a.C., y comenzó su decadencia con el dominio romano, que mantuvo el carácter propio de su arte hasta una época avanzada. Donde más sobresalieron los etruscos fue en la arquitectura. La construcción de bóvedas, que comprueba una influencia asiática, fue practicada como uno de los más importantes elementos arquitectónicos, así como la arcada. Trabajaban la piedra con gran perfección y usaban la columna etrusca, derivada de la dórica, capiteles de tipo jónico con numerosas variantes; placas de tierra cocida policromada, y tejas de la misma materia para cubiertas de templos y edificios principales. La casa urbana era de planta cuadrada, con un patio central al que comunicaban directamente un vestíbulo, una sala y los dormitorios. En cada agrupación urbana se levantaba sobre un basamento el templo, de marcadas características helénicas. La planta era la de un paralelogramo rectángulo con una longitud seis veces mayor que su anchura y orientada de sur a norte.

La fachada principal estaba formada por una gradería que conducía a un pórtico sostenido por columnas. La parte posterior o trasera consistía en una celda dividida interiormente en tres naves. Cada ciudad resolvía el sistema de desagüe mediante la circulación de cloacas en el subsuelo; en este aspecto, es una de las obras más importantes La Cloaca Máxima de Roma. Las sepulturas etruscas, excavadas en la roca o construidas mediante losas en un terreno llano, poseen corredor de acceso y cámara funeraria. En ocasiones, cuando las dimensiones lo exigen, aparece ésta sostenida por gruesas pilastras talladas. La mayor representación de pintura etrusca se halla en las decoraciones de las cámaras funerarias. Las más antiguas (antes del siglo IV) muestran a animales y temas relacionados con los ritos funerarios, mientras que las de fecha posterior se refieren a luchas, juegos escenas de caza, banquetes, danzas, y asuntos de la vida cotidiana, que evolucionan hacia el realismo clásico. La escultura etrusca se manifiesta en piedra, mármol, alabastro marfil y, sobre todo, en bronce, en el que nos ha dejado obras tan famosas como la Loba Capitolina, la Quimera, el Orador, etc. También se distinguieron los etruscos en la escultura en terracota; en ella realizaron sorprendentes sarcófagos policromados en los que aparece la imagen del cadáver en gran tamaño, medio incorporado y acompañado de su esposa. Fueron también los etruscos hábiles en las artes de la fundición, grabado, cincelado, repujado y modelado del bronce, de la plata y del oro. Prueba de ello son las cistas, cráteras, fíbulas, pendientes y espejos conservados. Estos últimos, generalmente en bronce y, a veces, en plata, presentan: una de las caras cuidadosamente bruñida, y otra decorada con representación de divinidades y héroes.

Sometidos militarmente e incorporados por los romanos antes de estallar la primera guerra púnica, lucharon activamente para conseguir los derechos de la ciudadanía romana. Sila suprimió los últimos intentos nacionales, hizo ejecutar a los ciudadanos principales, destruyó sus ciudades y repartió sus tierras. De este modo terminó, después de diez siglos, la nación etrusca.

Fuente: Britannica, Wiki

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s