Anuncios

Pax Romana o Pax Augusta


La Pax Romana o Pax Augusta fue la época de orden y prosperidad que según la historiografía de Roma vivió todo el conjunto del Imperio hasta la dinastía de los Severos (193-235 d.C.).

Una vez que Augusto logró poner fin a la crisis económica, social y política que se había vivido en los últimos años de la República a causa de la Guerra Civil, se introdujo el concepto de Pax romana o Pax Augusta. Con este término se denominó a una época de paz que beneficiaba a todos los ciudadanos romanos y a los pueblos sometidos a Roma. La paz había creado el Imperium Romanorum que, según la propaganda oficial, reflejada en las Res Gestae se debía a la acción del princeps. Éste respondía con su acción a un mandato divino que le conminaba a extender el dominio de Roma sobre todos los pueblos del mundo. Se tenía la conciencia de que Roma tenía un destino señalado por los dioses. El Imperium Romanorum era el mejor posible de todos los imperios universales, en el que reinaba la justicia, por eso todos los pueblos dominados debían de plegarse ante la superioridad romana.

La Pax Romana generó una ideología de carácter imperial que se caracterizaba por la conciencia de la predeterminación divina, la eternidad del dominio basado en el orden y la justicia. Augusto se jactaba en su propaganda oficial de haber cerrado durante su reinado tres veces la puerta del templo de Jano Quirino, lo cual significaba la paz absoluta. Los emperadores que sucedieron a Augusto heredaron este concepto y trataron de seguir llevándolo a la práctica hasta final de la época de los Severos. Los soberanos pensaban que el dominio universal manifestado en el orbis romano debía de extenderse a otros territorios para que también disfrutasen de sus beneficios. Esta idea del Imperio Universal caló hondo en la mentalidad romana y tuvo una vigencia de varios siglos. Con todo este engranaje ideológico se quería dar a entender la política exterior romana como una actitud defensiva; sin embargo lo que se hacía era camuflar una política realmente agresiva, que buscaba el dominio universal por razones prácticas.

pax1A pesar de todo, las guerras ofensivas no quedaban descartadas en la idea de Pax romana, porque para conseguir el dominio sobre todo el orbis terrarum era necesario llevar a cabo una política de expansión, aunque ésta fuese limitada. Para ello el emperador era investido del Imperium proconsular que le convertía en comandante en jefe de todas las tropas romanas. Al finalizar el período de la Pax romana la superficie administrada directamente se había duplicado respecto a los primeros tiempos de Augusto, pues Roma se empeñó en llevar sus fronteras hacia los límites naturales del mundo conocido. A lo largo de esos dos siglos en la parte occidental del Imperio se acabó con los núcleos de resistencia en Galia e Hispania, se ocupó Britania hasta los límites con Escocia, África del Norte tenía sus fronteras en el desierto del Sáhara y Egipto era romano hasta la primera catarata. Las fronteras de la Europa Oriental estaban constituidas por el Danubio y el Rin, Asia se aseguró con la anexión de Capadocia y en las provincias orientales los límites los fijaban el desierto de Siria y el río Éufrates.

La mayoría de las conquistas las efectuaron durante los gobiernos de Augusto y Claudio, si bien Trajano añadió Dacia y Arabia, mientras que Antonino sumaba temporalmente una estrecha franja al norte de la frontera de Britania. La extensión del territorio alejaba a los bárbaros de los núcleos vitales del Imperio, lo que trajo la seguridad a éstos hasta mediados del siglo III d.C. Dado que las guerras siempre eran largas y suponían un gran gasto para las arcas del Imperio, la idea de la Pax romana justificaba en gran medida las grandes pérdidas de hombres y dinero; además, las conquistas siempre eran seguidas por una guerra de guerrillas por parte de las facciones que se negaban a aceptar la soberanía romana, lo que permitía al ejército romano llevar a cabo fuertes represalias que aseguraban más si cabe el control romano.

pax2

La Paz era representada como una mujer de pie portando un caduceo en la mano derecha, cerca de la cual se situaba una cesta de donde salía una serpiente; otras veces, el caduceo era sustituido por una rama de olivo o un cuerno de la abundancia. Esta imagen recordaba a la las representaciones de la Victoria (no hay que olvidar que la paz se consideraba el resultado de una guerra victoriosa). El monumento más característico del arte de la época de Augusto era el Ara Pacis Augustae, un altar consagrado a la paz, que fue erigido en el Campo de Marte por orden del Senado en el 13 a.C. Allí se celebraba anualmente el culto a la paz del 30 de enero al 4 de julio. Vespasiano hizo construir un templo a la paz en el noreste del Foro romano, en el cual se depositaban riquezas y obras de arte traídas desde todos los rincones del Imperio. El culto a la paz no fue muy frecuente en las provincias, ya que la ideología de la Pax Romana solo correspondía al ámbito de la política estatal.

pax3

Fuente: Enciclopedia Británica

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s